EL MANGRULLO


Año 1 - Nro. 11 - 1 de junio de 2001
Editora responsable: Raquel M. Barthe
mangrullo@sion.com
www.angelfire.com/stars/rbarthe

Boletín dedicado a la Literatura Infantil y a la Lectura


(Este boletín se publicó por primera vez, bajo el nombre de El Mirador, en Cuba en diciembre de 1997 y ahora se reedita en la lista El Mangrullo y en Internet.)

El Mangrullo en Internet
www.usuarios.sion.com/mangrullo


SUMARIO:

1 - Claves para hacer fracasar la enseñanza de lengua y literatura
2 - Qué leer: Tres libros recomendados
3 - Noticias


CLAVES PARA HACER FRACASAR LA ENSEÑANZA DE LENGUA Y LITERATURA

Todo aquél que posee un saber cree, generalmente, que tiene el poder de enseñarlo a los demás. Y esta forma de transmitirlo (o de imponerlo) se transforma en una "educación aristocrática" (es así porque yo lo digo), como la llama Isaac Asimov.

Es una enseñanza basada en dar respuestas. El maestro busca los interrogantes en orden cronológico desde los orígenes y concentra sus esfuerzos en la repetición de las respuestas encontradas o recibidas de otros maestros (sin que medien cuestionamientos propios).

El alumno recibe, de esta manera, una sucesión ordenada de respuestas a preguntas que jamás se planteó y que, por lo tanto, carecen de interés o sentido para él. Y, lo que es peor, sólo aprenderá a codificar soluciones para problemas ya conocidos.

En este modelo se comienza por la teoría para llegar a la práctica y esta circunstancia se traslada a otras situaciones pedagógicas: adulto-niño; maestro-adulto; adulto-adulto.

En todos los casos el sujeto cognocente pierde el interés por este aprendizaje teórico, casi siempre alejado de su realidad y de sus necesidades. No se logra, entonces, la relación entre la teoría y la práctica; entre el conocimiento y la realidad; entre conocimientos entre sí; en definitiva, los datos archivados no son recuperables para transformarse en información útil, que permita hallar nuevas o mejores soluciones a los viejos problemas. No hay un aprendizaje significativo.

El verdadero aprendizaje es interno, no externo; parte de la necesidad del sujeto que se plantea un interrogante y busca la respuesta. Parte del yo, aquí y ahora para seguir un camino interminable donde cada respuesta plantee una nueva pregunta llevándolo cada vez más lejos y, al mismo tiempo, más cerca de los orígenes, sin poder detenerse. Es un camino de búsqueda que no termina con los estudios formales y sistemáticos, sino que éstos son simplemente la llave que abrió la puerta para que el recorrido se prolongue durante toda la vida útil del ser humano.

Atendiendo a todo lo anteriormente dicho, se llega a la conclusión de que "buen maestro" será aquél que trate de ayudar a sus alumnos a formularse las preguntas, indicándoles el trayecto de la búsqueda personal porque sabe que no es "el maestro quien enseña", sino "el alumno quien aprende".

El maestro, dentro de este esquema, deja de ser omnipotente y omnisciente para guiar, apoyar y ayudar, creando espacios para el aprendizaje.

El no comprender esta realidad ha dado lugar a tediosos e inútiles programas de historia y literatura -entre otros- donde el alumno pierde no sólo el interés, sino también el gusto por la materia que se pretende enseñar y, en lugar de convertirse en un permanente lector o investigador, se aleja para siempre del campo histórico o literario.

Si nos detenemos en la etapa inicial, es fácil observar que los niños, lectores en potencia antes de su alfabetización, se fascinan escuchando cuentos y hojeando libros y, sin embargo, cuando aprenden a leer y pueden hacerlo solos, van perdiendo poco a poco el goce que ello les brindaba, hasta dejar de ser lectores.

Y la mayoría de los adolescentes se transforma en adultos que nada quieren saber de literatura clásica o de historia antigua y, lo supuestamente aprendido, cae en el olvido sirviendo, muchas veces, como recuerdo desagradable que impide una nueva búsqueda o una permanente y continua educación.

En el caso específico de los niños, no se respeta lo que se estudia acerca de la psicología evolutiva de los mismos y, en la práctica, se aplica muy poco de lo aprendido en los profesorados.

El mismo problema se observa muy comúnmente en la literatura infantil que, las más de las veces queda al servicio de la pedagogía, la didáctica, la política o la misma psicología, perdiendo de esta manera su función literaria que hará de los niños futuros lectores.

No se aprovecha el conocimiento de los intereses propios de cada etapa para que el educando se formule sus propios interrogantes que pueden enriquecerlo en una búsqueda de respuestas que sirva para ayudarlo a superar esas etapas de manera madura, conectándolo con la realidad circundante y permitiéndole salir de su egocentrismo. Por el contrario, se intenta interesar al niño en temas que aún no puede comprender porque, la mayoría de las veces están demasiado alejados en el tiempo y en el espacio y, comprenderlos, absorbería todo el esfuerzo y la energía que él necesita en ese momento para poder crecer. * Aparece así una lectura ideal y ejemplificadora a la cual resulta dudoso denominar "literatura".

En casi todas las áreas se intenta llegar a la práctica a partir de la teoría. Este camino parecería ser el más corto y el más rápido; sin embargo no es así como se construyó el conocimiento de la humanidad y, quizá, debamos reflexionar acerca de ello. Sólo ante el deseo de hacer algo, estamos dispuestos a aprender cómo hacerlo. Aprendemos, igual que los niños, a través de nuestros errores, reformulando constantemente nuevas hipótesis y buscando teorías que nos ayuden a lograrlo. Y, en el caso especial de la lengua, debemos respetar el proceso natural: el niño aprende a hablar, luego a leer y, por último a escribir. No escribe quien no lee; y sólo ante las dificultades que le presentará la escritura, se interesará por la teoría. Esto es lo que se llama el "conocimiento totalizador del lenguaje" y, en sus inicios, se pueden distinguir claramente las tres etapas que más tarde se amalgamarán conformando un todo difícil de separar y actuarán, a partir de entonces, estrechamente relacionadas entre sí. Aun hoy, cuando se pretende enseñar la lengua en sus diferentes planos (semántico, sintáctico y morfológico), se lo hace compartimentando el lenguaje y mediante ejemplos que, la mayoría de las veces, son extraídos de textos literarios, pero, según como los utilice el docente, servirán para alejar o acercar al alumno a la literatura y a la lectura en general. Y también el deseo de expresarse por escrito puede verse afectado por una enseñanza inadecuada; entonces nos hallamos, frecuentemente, ante adultos que, a pesar de haber aprendido a leer y de haber estudiado literatura, no son lectores y, aunque poseen la teoría y técnica apropiada para una correcta expresión escrita, prefieren no escribir ni leer y se transforman, poco a poco, en "analfabetos por desuso", que entran también en la categoría de analfabetos funcionales, entre los cuales se podría considerar a más de la mitad de la población argentina mayor de 14 años.

Si bien es cierto que dentro de este grupo están comprendidos aquellos que nunca completaron el aprendizaje de la lectoescritura, es cierto también que los que lo lograron a través de una enseñanza sistematizada y formal, en lugar de continuar desarrollando la capacidad adquirida a lo largo de toda la vida, la fueron perdiendo hasta caer en "desuso".

Esto nos lleva a reflexionar acerca de los planes de estudio de las escuelas de nivel primario, secundario, terciario y, a veces, universitario. Y excluyo al nivel inicial porque es notorio el interés de los niños en el jardín de infantes (cuando aún no saben leer ni escribir) por los libros, la lectura, la literatura y la escritura. Pero también es cierto que en este nivel inicial el concepto pedagógico es diferente y se alienta y estimula al niño a formularse interrogantes y a buscar sus propias respuestas; se respeta el error como elemento importante para el aprendizaje mediante la reformulación de nuevas hipótesis y se anima el desarrollo de la creatividad. Y, a pesar de que mucho se habla de la "articulación jardín-primer grado", poco se hace al respecto, ya que lo que difiere entre un nivel y otro, es el concepto básico de la educación y la metodología. La articulación no se logra compartiendo una actividad o una experiencia directa, pero sí cuando hay una coincidencia conceptual.

Con sentido autocrítico deberíamos analizar lo expuesto y promover los cambios necesarios para hallar soluciones en lugar de aferrarnos a lo actual, culpando de nuestros fracasos docentes a la familia, la sociedad, la situación económica o a la televisión.

Raquel M. Barthe


* Se recomienda la lectura de ¿Se pueden contar mitos a los niños? / Héctor S. Barreiro. - p 28-29. -- En Revista Magisterio. - Año 11, no. 1 (1996).


QUÉ LEER: TRES LIBROS RECOMENDADOS


RUSSO. Edith Mabel. Te presto mi cielo / Edith Mabel Russo ; Sebastián Esteban Bartolucci. - Buenos Aires : Estrada, 1994. - ISBN 950-01-0495-4. -- Primer Premio Fantasía infantil 1995.

Recensión: Poesía infantil organizada temáticamente. Los temas que abarca son variados y acorde a los intereses infantiles: amigos, sentimientos, nanas, etc. El lenguaje utilizado, de alto vuelo poético, es correcto y esmerado, pero apropiado a sus pequeños destinatarios.


HELGUERA, Magdalena. Como un volcán / Magdalena Helguera. - Montevideo : Trilce, 2001. - 96 p. ; 21 cm. - ISBN 9974-32-249-9.

Recensión: Sabrina tiene casi catorce años, es alegre y divertida, todos dicen que es linda y puede considerarse feliz, aunque varias cosas hagan difícil su vida: las discusiones con sus padres, las manías de los profesores, el grano más grande del mundo, la gripe de Javier justo el sábado en que van a salir juntos por primera vez. Un día, sin embargo, comienza a sospechar que sus padres le han ocultado durante toda su vida un importantísimo secreto. desde entonces su principal preocupación será llegar a saber la verdad. Con ayuda de su amiga Mayra iniciará una investigación que la llevará a descubrir mucho más de lo que esperaba.


FAJRE, Cristina. Leer jugando : relato de una experiencia / Cristina Fajre, coordinadora ... [et al.]. - Salta : Milor, 2001. - 152 p. : il. 22 cm. - ISBN 987-43-3031-7.

Recensión: Como profesora de la carrera de Letras en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Salta, Cristina Fraje asume el reto de la "formación de formadores" y la responsabilidad de proporcionar a sus alumnos herramientas e instrumentos que les permitan incursionar, ya egresados, en experiencias innovadoras que superen el ámbito de la escuela.
El libro relata detalladamente la experiencia realizada, con el propósito de "unir iniciativas, conocimientos y energías". En la contratapa, Cristina Fajre finaliza aseverando: "Cuando se nos ofreció la oportunidad pensamos que era un desafío interesante. Hoy estamos en condiciones de afirmar que ha sido una nueva fuente de aprendizaje".


TRES BUENAS NOTICIAS

Ya tenemos nuestro grupo de pertenencia: ¡una lista de interés! de Literatura Infantil, para comentar todos los temas que nos preocupan o que nos gustan.
· Crítica y análisis de textos para niños.
· Comentario de libros infantiles.
· Información acerca de concursos literarios.
· Bibliografía de interés
· Agentes literarios
· Contarnos nuestros problemas de escritores.
· Pedir ayuda o consejo.
· Aclarar dudas idiomáticas
· ¡Y mucho más!
La lista Literatura Infantil es una lista de interés que agrupa a usuarios con inquietudes similares.
Es un espacio para recibir información acerca de ese tema "de interés" común.
Cualquiera puede crear y administrar una.
La lista Literatura Infantil está creada desde la página:
http://groups.yahoo.com/
Literatura Infantil es una lista moderada porque quien la administra se reserva el derecho de autorizar las suscripciones o desuscribir a quien desee.
Pero también pueden entrar y suscribirse o desuscribirse a voluntad.
http://groups.yahoo.com/group/literaturainfantil
En el primer caso, queda la suscripción pendiente hasta que sea autorizada.
En el segundo caso se borran automáticamente.
Esta lista figura en los buscadores y cualquiera puede encontrarla.
También tiene la característica de ser "interactiva".
Esto significa que además de recibir mensajes de la lista, todos los miembros pueden mandar los suyos.
Contestando al remitente, todos los miembros participarán del mensaje.
Es por eso que debemos ser cuidadosos con nuestros envíos y limitar lo personal sólo a la dirección individual que se desee.
Eso es fácil porque en la barra de herramientas, abriendo el menú "archivos", se puede buscar en "propiedades" la dirección de quien envió el mail y los datos de todos los que lo recibieron.
Allí se eligen las direcciones que se necesiten para entablar correspondencia personal.
Esto es importante para no "llenar" las casillas de "todos", con mensajes que carecen de interés para muchos.
Se usará "enviar a todos" solamente para información de interés general o debates abiertos.
Para suscribirse a la lista de literatura infantil, enviar un mensaje a:
literaturainfantil-subscribe@yahoogroups.com
Para desuscribirse, enviar mensaje a:
literaturainfantil-unsubscribe@yahoogroups.com
Para mayor información:
http://www.angelfire.com/stars/rbarthe
Para enviar mensajes:
literaturainfantil@yahoogroups.com
Administrador de la lista:
literaturainfantil-owner@yahoogroups.com

2- Nuestro grupo de pertenencia ya cumple ¡UN AÑO! ¡Es una lista de interés! de Literatura Infantil, para comentar todos los temas que nos preocupan o que nos gustan.

3- Primicia: ¡Mi primer e-book! Me complace informarles que Vía Aérea ya está en www.libronauta.com A partir de la semana próxima, se podrá ver la tapa en la home, la cual aparecerá de manera intermitente.

Consultar el Indice

Arriba

Principal