EL MANGRULLO


Año 13 Número 152 - 1 de marzo de 2013
Editora responsable: Raquel M. Barthe
mangrullo@sion.com
www.angelfire.com/stars/rbarthe

Revista dedicada a la Literatura Infantil y a la Lectura
Desde 1997, la primera revista virtual argentina en su especialidad
Un espacio de todos y para todos

El Mangrullo en Internet
usuarios.sion.com/mangrullo

ISSN 1666-3403 (correo electrónico)
ISSN 1666-3411 (en línea)

«Porque todos los niños deben tener libertad para leer y leer para ser libres.»
Raquel M. Barthe

Premio Pregonero a Periodismo en Internet 2007; Premio Nacional Madre Teresa de Calcuta Edición 2007, por el esfuerzo que significa hacer una revista electrónica, actualizarla, mejorarla y ponerla para el disfrute de todos, fomentando la lectura de niños y jóvenes en el gran y ancho mundo virtual y Premio Nacional y Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil: «La Hormiguita Viajera» Edición 2011.

Las notas firmadas expresan ideas y opiniones que son responsabilidad de los firmantes y que no representan necesariamente las ideas y opiniones de EL MANGRULLO.
Para su reproducción, solicitar autorización a la dirección de esta publicación.

Los artículos de esta publicación no pueden ser reproducidos ni en todo ni en parte, ni registrados en, ni transmitidos por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia, impresión de cualquier tipo o cualquier otro, sin el permiso previo, y por escrito, de su editora.


SUMARIO:

1 - ACERCA DE TODO LO QUE APRENDO GRACIAS A LA TÍA MERELDE, por Lía Schenck
2 - ALREDEDOR DE LOS LIBROS (fragmento), por Graciela Cabal
3 - EL LIBRO COMENTADO - por Raquel M. Barthe y Silvia Borodowski
4 - CORREO DE LA GENTE LECTORA
5 - EL BUZÓN LOCO
6 - NOTICIAS Y NOVEDADES


ACERCA DE TODO LO QUE APRENDO GRACIAS A LA TÍA MERELDE

por Lía Schenck

Ponencia realizada en el marco del Primer Encuentro de escritores e ilustradores de la región, (12ª Feria del libro Infantil y Juvenil –organizada por la Cámara Uruguaya del Libro– mayo 2012-Montevideo)

Este primer encuentro de ilustradores y escritores de Literatura Infantil de la región me ha enriquecido tanto en lo emocional y en lo académico que no puedo menos que agradecer a la Cámara Uruguaya del Libro y a las instituciones que lo hicieron posible y a quienes me precedieron y a quienes me acompañan hoy en esta mesa y al público que nos ha acompañado. Intentaré exponer en esta mesa algunas miradas sobre la evolución de la literatura infantil en la última década o al menos lo que yo percibo como evolución. Pienso que el solo hecho de que este sea el primer encuentro de ilustradores y escritores de la región es el primer dato de que estamos evolucionando. Por lo de vincular la creación conjunta de escritores e ilustradores y por ampliarla a la región y no quedarnos intramuros.
Y para pautar esta evolución lo haré a partir de un libro referencial de Magdalena Helguera: el ensayo A salto de sapo : narrativa uruguaya para niños y jóvenes.1
A una década de haberse escrito, y abarcando un período del que ya pasaron veinte años, parece ser este un buen momento para proponernos revisar conjuntamente qué claves, qué datos, qué señales, utilizaremos para ver en qué hemos evolucionado.
Primeramente necesito expresar que no entiendo la evolución solo desde el avance de las nuevas tecnologías.
El concepto de evolución en su mayor amplitud tendría implicancias del tipo:

- La defensa básica en concordancia con las actuales teorías de la recepción de considerar a niños y niñas como receptores y no como público consumidor.
- El derecho de niños y jóvenes al acceso a una literatura de calidad, excluida muchas veces de los cánones digitados y gerenciados por intereses que entienden la Literatura como un bien de mercado.
En este sentido acudo al humorista gráfico Liniers, que tiene la particularidad de que sus historietas la lean por igual niños y adultos. En una de las tiras de Macanudo 3, titulada El señor que traduce los nombres de las películas, el personaje reflexiona: Creo que el mundo literario también puede beneficiarse con mi talento. En vez de Hamlet, podría ser “Traición mortal” en vez de Moby Dick “Persecución en alta mar” o “Tras la ballena asesina”. Buenos títulos, ¿eh? Y ni siquiera tuve que leer los libros... alquilé los DVD”.
Desde estos y otros lugares afines con un concepto de evolución que no referencie solamente a las nuevas tecnologías, continuaré planteando esta ponencia.
Haré este intento de abordaje desde mi rol docente, desde mi lugar de escritora que también escribe para adultos y desde mi lugar de promotora de literatura porque esto creo que es lo que hago cuando presento un libro infantil en una Feria del Libro o cuando visito colegios, escuelas, etc. He pensado últimamente, más que nada para no entrar en la polémica entre el libro formato papel y el libro digital, que entiendo es una polémica reduccionista, que los que promocionamos la lectura y el libro, lo que hacemos es promocionar la literatura más allá de los formatos.
Hemos tenido durante siglos el libro en formato papel y en muchos casos, y por múltiples razones, entre ellas las malas praxis pedagógicas, no siempre nos ha asegurado el placer lector.
Intenciones y prácticas del mercado del libro, entre las que podemos mencionar las modas, los efectismos visuales, etc., alejadas del cuidado con el que muchos escritores e ilustradores en la actualidad procesan sus obras, me resultan más amenazantes que las presuntas o reales amenazas de los nuevos formatos.
Desde estos lugares intentaré dilucidar el cómo me gustaría que las cosas continuaran evolucionando.
El premio Nobel Orham Pamuk presentó en Uruguay en el pasado diciembre, >I>El Novelista ingenuo y el sentimental. En este ensayo sostiene que “cuando recreamos en nuestra imaginación lo que nos están diciendo las palabras (lo que quieren decirnos) los lectores completamos la historia”.
Y es en ese “completar la historia” que considero básica y sustancial la necesidad de continuar bregando por una promoción a la literatura cada vez más comprometida y cada vez más alejada de ciertos intereses que en la mayoría de los casos no son los intereses profundos de los destinatarios o receptores infantiles o juveniles.
Entre las cosas que le interesan a esos destinatarios es conocer al escritor o escritora y también al ilustrador o ilustradora del libro que han leído o van a leer. Esa posibilidad es algo que tienen los niños de ahora y que no la tenían, al menos con estas características actuales, los niños de hace dos décadas atrás. Por eso me interesa hablar de promoción a la literatura más que de promoción a la lectura. En ese contacto, en ese diálogo con el escritor o la escritora las preguntas que realizan, las curiosidades que denotan no tienen nada que ver con ciertos intereses programáticos y escolarizadores en relación al libro que han leído. Les interesa saber qué sintió cuando escribía, por qué lo escribió, por qué eligió ese final, qué fue lo que inspiró, quieren contar qué personaje les gustó, quieren contar que ellos también escriben. Quiero decir con esto que lo que al niño le interesa es la literatura, es comprender, al decir de Pamuk, “el artificio de la palabra escrita”. Me gusta entonces instalar la palabra “literatura” en las conversaciones con los niños y jóvenes. Porque el niño sabe de Literatura mucho más de lo que pensamos.
Un niño de 9 años escribió en relación a un libro hermosamente ilustrado, pero que contenía explícitos mensajes acerca de la conveniencia de ser obediente:
“Cuando el personaje conoce nuevos espacios todos los animales que conoce lo maltratan y de sorpresa las cosas se le pierden y se les rompen, y no es educativo que todo el tiempo le estén pasando cosas feas. Y te podés confundir a primera vista que está muy bueno por las lindas ilustraciones que tiene”.
Un niño de 9 años que no ha leído a Jesualdo ni a Bettelheim opina como Jesualdo y Bettelheim. Recordemos que Bruno Bettelheim sostiene que “para que una historia mantenga de verdad la atención del niño, ha de divertirle y excitar su curiosidad. Pero para enriquecer su vida, ha de estimular su imaginación, ayudarle a desarrollar su intelecto y a clarificar sus emociones”.
Michel Peroni, un sociólogo francés que recientemente dictó unas conferencias en Buenos Aires, escribió el libro Historias de lecturas y sostiene que hay una forma de ver la lectura como hecho cultural, pero no siempre las metodologías son emancipadoras. “Si quiere hacer descubrir el placer de la lectura, no enseñe nada -dice Peroni-, solo trasmita su pasión”.
Me encantaría que los avances en literatura infantil, tanto en lo narrativo como en lo icónico, vayan acompañados por metodologías emancipadoras que contribuyan a construir un tipo de lector capaz de verse y sentirse y descubrirse a sí mismo, de conectarse con sus propias emociones, algo así como un lector “sentimental” en la línea de Pamuk. Leer es escuchar y desarrollar en los receptores infantiles una escucha emocional me parece uno de los más altos compromisos en la promoción a la literatura.
Un nene, después de una presentación de un libro mío en esta misma feria del libro, al que percibí con una escucha muy atenta, después de haber preguntado yo dónde estaban los cuentos antes de estar en los libros y de haberlos escuchado a él y a otros afirmar en coro con mucha certeza que estaban en la mente y en el corazón (no sé por qué siempre dicen primero en la mente), antes de irse me preguntó:
-¿No sabés cómo puedo hacer para mimetizar el verde?
Yo le respondí:
-No estoy segura, pero yo le pondría un poquito de marrón.
Y él me dijo:
-Tenés razón, un poquito de marrón -y me abrazó.
Su escucha de mi cuento le había llevado a ese lugar suyo, propio y profundo y yo jamás sabré qué parte del cuento tuvo que ver con su verde.
Siento en lo personal la necesidad de continuar reflexionando y alertando sobre las metodologías y gestiones no emancipadoras entre las cuales pueden incluirse:
-las censuras de todo tipo.
-las complacencias a ideologías dominantes.
-la marginación de millones de niños a quienes no ha llegado ni llegará nunca un libro de la manera que tendría que llegar un libro: desde el vínculo, desde el afecto, desde la promoción a la emocionalidad y el derecho a sentir.
Otro de los aspectos que a mi entender marcarían la evolución de la literatura infantil en nuestro país, al menos, y a diez años de publicado el libro de Magdalena Helguera y habida cuenta de la falta de crítica de libros de LIJ en los medios de prensa y la falta de una asignatura específica en la formación docente, está dado en el desafío de publicar nuevos libros que puedan constituirse en nuevos referentes teóricos de las actuales complejidades en relación a la literatura infantil y juvenil.
Y me refiero a que se publiquen en el país porque acá mismo tenemos el caso de la poeta Mercedes Calvo, Premio Iberoamericano de Poesía Infantil, que acaba de publicar en México el libro Poesía con Niños destinado a docentes y yo lamentablemente lo tengo que fotocopiar con autorización de la autora para que circule entre las alumnas que se están formando como futuras educadoras de Nivel Inicial, porque acá no llega.
Una de los motivos que más me atraen en relación a la literatura infantil es que también la leen los adultos. Es intergeneracional desde el vamos. Es para mí la única literatura intergeneracional con marca en el orillo.
He pensado muchas veces que leer con los hijos, con los nietos o los alumnos, es una maravillosa excusa del mundo adulto para entrar aunque sea de a ratos a esa emocionalidad de la cual guardamos memoria y de la que intentan alejarnos las demandas de una sociedad competitiva y consumista. En muchos casos es también un recurso y una posibilidad reparadora en caso de haber sido objeto cuando niños de malas praxis lectoras.
Creo que la literatura infantil continuará evolucionando desde los actores que la sostienen, editores, autores, etc. Sería fantástico que, así como existe Había una vez..., el programa radial conducido por Dinorah López del Soler desde hace ya quince años -y que gracias a que existe, también los actores de literatura infantil nos informamos y nos formamos-, también algún canal televisivo abriera espacios de difusión similares a los que tienen los autores para adultos a través de ciclos de charlas, lecturas, etc. ¿Se imaginan un ciclo donde Verónica Leites cuente cómo dibujó el libro de Alicia, por ejemplo? ¿O donde Virginia Brown cuente a todos los niños y adultos del país la historia del carrito de la feria cargado de libros? ¿O donde la gente de IBBY invite a niños y niñas para hablar, leer y contar sus pasiones literarias? ¿O Sergio López cuente esa historia que llegó hasta China de un barco llamado libro? En la televisión, por lo que yo sé, fuera del marco de las Ferias del Libro, sólo se considera la literatura infantil cuando es para promocionar una colección que saldrá en tal o cual medio de prensa.
Una nena, sin duda una nativa digital, la semana pasada me dijo en una escuela: “Yo antes creía que los cuentos ya estaban todos hechos, pero una vez yo hice un cuento que no estaba hecho y mi mamá casi no podía creerlo”.
Yo brindo por los cuentos que están hechos y brindo también por los que no están hechos y se harán.
Y me lanzo a crear con los que quieran creer que las metodologías valiosas son las que permitirán seguir evolucionando la LIJ hacia; prácticas lectoras que no embreten, que no condicionen el cuento o la novela, cuando no a un poema, al pragmatismo de una aplicación ajena a los intereses literarios.
Sinceramente les digo que leo mucho, tanto literatura para adultos como literatura infantil. Uno de mis libros de cabecera, junto a los de Pamuk o Murakami, y aquí mi asombro cuando supe que compartía con Sandra Comino estas pasiones, es Los lunares de la tía Merelde, de Susana Olaondo. Y por eso el título de esta ponencia. Cuando estoy triste, cuando creo que las utopías ya no impulsan nuestros pasos ni nuestros vuelos, me acuerdo de la tía Merelde que todavía no recuperó los lunares de su vestido, pero al menos recuperó las ganas de seguir buscando. Y eso es para mí un gran consuelo... y una gran esperanza.

La tía Merelde. -- Ediciones Papiro, 1990. Un viento se llevó los colores de sus animales, un loro, una oveja, un toro, y también los lunares amarillos de su vestido.

La tía Merelde y los lunares. -- Santillana, 2009. Los personajes viajan hasta el arcoíris en busca de los colores y los lunares, pero nuevamente el viento huye sin devolverlos.

___________________

1 HELGUERA, Magdalena. A salto de sapo : narrativa uruguaya para niños y jóvenes ; configuración y vigencia del primer canon (1918-1989) / Magdalena Helguera. -- Montevideo : Trilce, 2004. -- 248 p. ; 23 cm. -- ISBN 9974-32-354-1.


ALREDEDOR DE LOS LIBROS


(fragmento) *

Por Graciela Beatriz Cabal

Dicen que los coleccionistas suelen ser personas de larga vida. Parece que a ellos nunca les llegara la hora de morirse. Mejor dicho, sí, les llega, igual que a todo el mundo, pero los coleccionistas se resisten a morir. Y no se mueren. ¿Y eso por qué? Porque a su colección- más bien a sus colecciones- siempre les anda faltando algo.
Caso parecido, creo yo, es el de los lectores. Hablo de los lectores adictos, de los que en lápiz en mano, como le gusta a Steiner, dialogando con el autor; de los que jamás salen sin un libro en la mano, por cualquier cosa; de los que compran libros que, intuyen, nunca van a llegar a leer; de los que están deseando volver a casa para arrebujarse dentro del libro que están leyendo; de los que repasan la historia de su propia vida a través de las marcas que fueron dejando sus libros; de los que acarician los libros y los olfatean y duermen con ellos debajo de la almohada; de los que abren un libro al azar para encontrar la respuesta a alguna pregunta, el consuelo a algún dolor; de los que retrasan la lectura de las últimas páginas para alargar el placer; de los que cuando terminan un bello libro se preguntan: "¿Y ahora, qué va a ser de mí?
Mi papá era un lector de ésos. "Todavía no me puedo morir -decía, disculpándose -: tengo que terminar El otoño del patriarca". Y no se moría. Porque antes de terminar ese libro ya empezaba otro. Y entonces era cosa de nunca acabar. Una estrategia, como cualquier otra. Es que para lectores así la muerte es un verdadero escándalo. Con todo lo que hay que leer.
Quiere decir que es cierto: leer alarga la vida. Y eso no sólo referido a la posibilidad de vivir vidas ajenas, de agregar un cuarto a la casa de la vida, como decía Bioy Casares, de hacer cosa que jamás haríamos en la existencia común y corriente -subir a las estrellas, bajar al fondo del mar, desenterrar tesoros e islas desiertas -, no. Hablo de vivir más tiempo literalmente hablando.
Claro que, finalmente, los lectores adictos también se mueren. Pero lo hacen tan a su pesar, tan aferrándose con uñas y dientes a la poquita vida que les va quedando.
(Catedral de Santander, sepulcro de don Marcelino Menéndez y Pelayo, una de las estatuas funerarias más bellas de España. De larga barba y hábito de monje, don Marcelino duerme el sueño final. Y su cabeza se apoya en una almohada de libros. En los libros, una leyenda grabada: ¡Qué lástima morir cuando me queda tanto por leer!)
A veces la resistencia del lector a morir es intolerable hasta para la misma Muerte quien, condolida, se inclina a susurrar en los oídos del moribundo: "No temas, no desesperes, que el cielo debe ser una lectura continua e inagotable.", según dice Virginia Woolf, una escritora que ella, la Muerte, conoce muy bien. Otras veces la Muerte hace como que se confunde, como que se distrae, y mira para otro lado. y el que muere es uno que no tenía nada que ver, pero que andaba por el mundo sin un libro en la mano que lo protegiera de todo mal.
De lectores trata este libro. Y -quien dice leer dice escribir- también trata de escritores, esas bombas de tiempo, esos seres que nunca terminan de crecer y sentar cabeza. (.) Y también trata de maestros, y de chicos, y de la risa, y de los primeros encuentros con los libros, y del derecho a la fantasía, y de lo siniestro, y de la felicidad, y del miedo, la emoción más antigua que está en el origen de toda creación.
Son algunos de los temas en torno de los cuales fui reflexionando a lo largo de estos últimos años. Los mismos temas enfocados desde diferentes puntos de vista. Y que se van ampliando, como los círculos en el agua. Después de todo, uno habla apenas de sus obsesiones. De lo que puede, no de lo que quiere. Y desde donde puede, que en mi caso suele ser el humor y la infancia.

*Este fragmento pertenece al prólogo del libro:

CABAL, Graciela Beatriz, 1939-2004. La emoción más antigua : la lectura, la escritura, el encuentro con los libros / / Graciela Beatriz Cabal. -- Buenos Aires : Sudamericana, 2002. -- 142 p. -- (Colección La Llave). -- ISBN 950-07-2098-1.




EL LIBRO COMENTADO

Por Raquel M. Barthe y Silvia Borodowski

En esta sección no solo se comentan las novedades, sino todos aquellos libros que vale la pena leer y releer, aunque haya que buscarlos en una biblioteca o librería de viejo.

I

HERNÁNDEZ DOPICO, Pedro, 1954-. Las alas de Emma / texto e ilustración de Pedro Hernández Dopico. -- Quito : Libresa, 2012. -- 24 p. : il. col. ; 21 x 21 cm. -- (Colección Garabato). -- ISBN 978-9978-49-485-1.



¿Ficción o realidad? Al mejor estilo borgiano, Pedro Hernández Dopico, juega con lo soñado (expresión del inconsciente) y nos transporta a un mundo fantástico. Él mismo, en su autobiografía, dice que "Como Emma me fabriqué un par de alas, con letras, pinceles y colores, volé con ellas en el cielo de la fantasía y fabriqué un mundo de palabras e imágenes...". Entonces Pedro Hernández Dopico, como narrador, se mete dentro del cuento, instalando la ficción y su personaje (Emma) comprende que podrá fabricar su propio mundo.
Con gran acierto del jurado, también este libro fue finalista en el "Concurso Internacional de Literatura Infantil Libresa - Julio C. Coba 2012".

Raquel M. Barthe

II

OCHE (seudónimo) CALIFA, Ángel Jorge, 1955-. Cuentos más o menos contados / Oche Califa ; ilustraciones de Carolina Farías. -- Buenos Aires : Alfaguara, 2009. -- 80 p. : il. ; 20 cm. -- (Colección Alfaguara infantil. Serie Morada). -- ISBN 978-987-04-1287-8.


La mayoría de los cuentos son "cuentos dentro del cuento", donde hay un narrador-protagonista que los relata.
Pese a que según el índice son nueve cuentos, desde el prólogo hasta la biografía del autor, Oche Califa nos deleita con su imaginación ocurrente y divertida; de esta manera, los once textos conforman una unidad.
De acuerdo a la colección, la lectura de este libro se recomienda desde los 8 años. No obstante, y recordando palabras de la Dra. Dora Pastoriza de Etchebarne: "cuando un libro para chicos es bueno, lo leen los adultos y, cuando es malo, es un pecado dárselo a los chicos".
Entonces podemos comprobar que, en este libro, el texto se adapta a las capacidades del niño dentro del nivel escolar de 8 años, pero tiene en cuenta, además, sus necesidades de acuerdo a su propia ideología y, por lo tanto, es para que TODOS puedan disfrutarlo.

Raquel M. Barthe

III

CÁCERES, Germán (seudónimo) Penelas, Fernando Abel. Evocando viñetas : notas y entrevistas a maestros de la historieta / Germán Cáceres. -- Comodoro Rivadavia : La Duendes, 2012. -- 140 p. : il. ; 22 cm. -- ISBN 978-987-28002-1-5.


La editorial La Duendes, de Comodoro Rivadavia, nos regala un poco de historia de la historieta, que nos llega de la mano de Germán Cáceres, quien presenta notas y entrevistas realizadas entre 1988 y 1996.
Un excelente trabajo de investigación que nos permite conocer un poco más a muchos de estos autores muy destacados durante las seis décadas comprendidas entre 1930 y 1990 (tanto en nuestro país como en el extranjero) y que hoy "sus obras han sido relegadas de la lista de los grandes de la historieta argentina" (paratexto de contratapa).
Los textos van acompañados por ilustraciones que reproducen partes de las viñetas.
Para los amantes de este género, la lectura de este libro se hace imprescindible.

Raquel M. Barthe

IV

Colibrito : dale alas a la lectura / Año 1, no 1, jul. 2012. -- Suplemento infantil del diario Opinión. -- Bolivia.


El diario Opinión es de circulación nacional e todo el territorio de Bolivia, desde 1985 y este suplemento infantil aparece mensualmente, cada primer domingo.
El Centro Pedagógico y Cultural de la Fundación Simón I. Patiño es el responsable de su edición y su propósito (como aparece en el subtítulo) es darle alas a la lectura. Un propósito explícitamente didáctico, aunque extra-escolar y, por lo tanto, se lleva a cabo de manera lúdica, generando el placer, no solo de leer, sino también de aprender.
Este suplemento infantil le permite a los lectores adquirir nuevos conocimientos para aplicarlos en su vida cotidiana, sin estar pendientes de evaluaciones y calificaciones como una meta y donde lo que el lector recibe es casi siempre un premio o castigo.
Colibrito transforma el trabajo escolar en placer y le permite a los niños actuar, participar y relacionar los conocimientos entre sí.
El primer número apareció en julio de 2012.
Una excelente propuesta para imitar.

Raquel M. Barthe

V

FERRARI, Andrea, 1961-. La fábrica de serenatas / Andrea Ferrari ; ilustraciones de Fernando Rossia. -- Buenos Aires : Alfaguara, 2012. -- 136 p. : il. ; 20 cm. -- (Colección Alfaguara infantil. Serie Naranja). -- ISBN 978-987-04-2183-2.


Una novela corta y divertida que juega con las palabras la rima que resulta de unirlas.
Los protagonistas encarnan problemas típicos de la niñez, donde los lectores pueden sentirse identificados, ya sea porque no se atreven a expresar sus sentimientos o simplemente por no entender lo que en realidad sienten. Esta situación los hace sentir inseguros y diferentes frente a sus pares y se aíslan de ellos.
En muchas oportunidades aparece un adulto capaz de comprender y escuchar y, entonces, logra brindarles la ayuda que necesitan. Este es el caso de Martín rimando, encarnando a ese adulto que logra infiltrarse en la intimidad más profunda de Alejo y lo ayuda a superar su tartamudez.
Sin embargo, el hecho de que los protagonistas (Alejo y Alejandra) tengan 11 años, no es motivo para suponer que los destinatarios sean lectores "desde 10 años", como está indicado en la contratapa, ya que la problemática tratada, la estructura y el lenguaje de esta novela la hacen accesible a receptores de menor edad.
Las imágenes de Fernando Rossia permiten, además, una lectura más rica y profunda.

Raquel M. Barthe

VI

OCHE CALIFA (seudónimo) Califa, Ángel Jorge, 1955-. Las montañas enamoradas : y otras leyendas del antiguo México / selección y adaptaciones Oche Califa ; ilustraciones Enrique Alcatena. -- Buenos Aires : Colihue, 2012. -- 88 p. : il. : 20 cm. -- (Colección Colihue Leyendas). -- ISBN 978-950-684-205-1.


“Todos los pueblos del mundo poseen leyendas…”.
“Es que en el origen de toda leyenda hay un hecho verdadero que lo inspiró. Luego se le añadieron o quitaron elementos que la modificaron...”
“Se dice que cuando una leyenda sobrevive durante muchas generaciones -y se la sigue contando incluso a través de otras artes como el teatro, la pintura o el cine- es porque guarda algún secreto sobre el espíritu del pueblo que le dio origen”.

Con estas palabras da comienzo el prólogo de este extraordinario libro que muchos maestros podrían utilizar leyéndoles algunos o todos los relatos a sus estudiantes en lugar de hacerlos estudiar la historia y el origen de los grandes pueblos americanos, desde manuales que los jóvenes memorizan y a los pocos días olvidan por completo.
El libro está dividido en 3 partes y en cada uno de ellos hay varios relatos relacionados con el tema, con su respectiva bibliografía y notas bibliográficas:
• Sobre los orígenes
• Tragedias y presagios
• La historia
Son relatos amenos, austeros, contados con claridad, sin grandes escenificaciones, no son abúlicos, donde los nombres de los personajes, por ejemplo, tienen un significado especial. Este libro enseña la historia por otro camino, el de la imaginación y la creatividad, y no dudo que si se los sabe leer o contar no se perderán de la memoria de los niños a los pocos días. Por otro lado estoy segura de que muchos de nosotros, los adultos, nos interesaremos tanto o más que ellos.

Silvia Borodowski

VII

SÓFOCLES.Antígona / Sófocles ; adaptados por Javiera Gutiérrez. -- Buenos Aires : Bonum, 2009. -- 80 p. ; 20 cm. -- (Colección Luna de papel). -- ISBN 978-950-507-063-3.


Este libro se divide en tres partes:
- Personajes
- Antígona
- Para después de leer.
El drama o tragedia griega así desarrollada, y cuya lectura original que podría asustar o acobardar a muchos lectores, se facilita con un sentido didáctico, actual y práctico.
Javiera Gutiérrez, adaptadora en este caso de esta tragedia griega tan conocida por su nombre, pero no tanto por el mensaje que contiene, ha hecho un buen trabajo.
El texto es de fácil lectura, claro, ameno, sin largas y tediosas oraciones y algo que es muy importante, contiene en el apartado final un capítulo que se llama: COMPRENSIÓN, desarrollado por Fabiana Medina quien con preguntas sencillas ha facilitado la tarea a maestros o profesores, precisamente de comprensión, del alumno o del lector interesado, sobre lo que ha leído. Preguntas específicas, claras, bien pensadas e inteligentes que intentan hacer un análisis que pocas veces hacemos.

Silvia Borodowski

VIII

SORRENTINO, Fernando, 1942-. La venganza del muerto : y otras aventuras / Fernando Sorrentino ; ilustraciones de Chavetta LePipe. -- 2a. ed. -- Buenos Aires : Alfaguara, 2011. -- 160 p. : il. ; 20 cm. -- (Serie Naranja). -- ISBN 978-987-04-1624-1.


Seguramente en muchas oportunidades hemos dejado de leer el prólogo de un libro, en el apuro por introducirnos de lleno en la lectura de la novela, obviando un texto importante.
En el caso del libro La venganza del muerto, leerlo me ayudó a comprender y entender al autor, cuando expresa que: “…nunca consideró la literatura como un trabajo sino como una actividad placentera que realiza sin obligaciones ni prisas...”.
Y efectivamente eso se nota en el desarrollo que le da a los relatos. Sorrentino menciona que todos los cuentos ya fueron publicados, pero que en esta ocasión pudo corregir algunos, con una mirada diferente.
Como ejemplo podemos poner el relato de María Sapa: el lector se dará cuenta casi de inmediato que ésta es una versión distinta y muy simpática de aquel cuento que muchos leímos en nuestra infancia, donde una hermosa princesa debía darle un beso a un sapo horroroso para que se convirtiera en un hermoso príncipe.
Lo mismo sucederá con Relatos de mis travesuras, La fortuna de Fortunato o el resto de los cuentos donde no es difícil imaginar al escritor, en este caso Fernando Sorrentino, escribiendo en su computadora, disfrutando, sonriendo o riéndose de sí mismo y de lo que está escribiendo.
En este libro encontramos personajes con nombres tales como Clotaldo, Fidelio, Julio el Augusto, Gerinelda, Augusto el visionario, Julia la soñadora, Mamerto y otros similares viviendo aventuras desopilantes.
Por eso considero que su lectura puede hacer gozar y disfrutar de un buen momento a grandes y chicos.

Silvia Borodowski

IX

ÁVILA, Laura. El fantasma del aljibe / Laura Ávila ; ilustraciones Luciana Carossia. -- Buenos Aires : Edelvives, 2010. -- 144 p. : il. ; 20 cm. -- (Colección Ala Delta. Serie Verde ; 15). -- ISBN 978-987-642-088-4.


Este libro se desarrolla en una importante época de la historia argentina. Escrito con claridad, didáctico en la tarea que la autora se propuso y que es mostrar a los lectores como era la vida en la década que iba del 1800 al 1810.
Dos chicos de 11 años, Inés y Calixto son los principales personajes de esta narración. Inés es hija de un importante y rico señor español y Calixto, su amigo es hijo de una esclava del padre.
Laura Ávila nos describe como eran los prejuicios y el tratamiento que se les daba a estos esclavos traídos en barcos desde remotos lugares de África. Los castigos, las creencias en sus dioses, y por sobre todas las cosas nos relata cómo se estaba gestando dentro de la ciudadanía del Río de la Plata la idea de liberación del soberano español.
Es una historia que parece real y que finaliza abruptamente con un final feliz, tal vez demasiado novelesco. Los malos rápidamente, y como por arte de magia, se convierten en buenos y los buenos en un abrir y cerrar de ojos serán felices y comerán perdices. De todas formas el libro es instructivo y ayudará a conocer el día a día de las familias argentinas mucho mejor que algunos manuales de estudio.

Silvia Borodowski

X

BASCH, Adela, 1946-. Déjame ser la Negra María : y otros cuentos / Adela Basch ; ilustraciones de Irene Singer. -- Buenos Aires : Abran cancha, 2010. -- 96 p. : il. ; 19 cm. -- (Colección Tres gatos locos ; 1). -- ISBN 978-987-25708-4-2.


Un libro escrito por una excelente escritora; con juegos de palabras en algunos casos muy buenos y en otros no tanto.
La serie de cuentos de este libro son tan variados que pueden confundir al lector interesado en material de lectura para niños y, si lo adquiere, posiblemente el que lo termine leyendo no será ni un niño ni un adolescente y sí, un adulto.
Un juguetero que pierde un tren de juguete con un conflicto que termina siendo de personas mayores.
Una señora grande que por aburrida, cambia su rutina diaria hacia su trabajo, dirigiendo el rumbo de sus pasos por otros caminos, mientras sueña que tiene alas, atravesando países lejanos de ensueño.
Una niña que sueña con ser otra persona, y que busca en carnaval un disfraz que la convierta, aunque por muy poco tiempo, en la persona con la que ella sueña ser.
Una muñeca que asume el protagonismo del relato, o, un cuento donde los terráqueos han olvidado lo que es reír, cambiando las sonrisas por la amargura. Estos son algunos de los cuentos. Casi todos, de 2 o 3 páginas, bien escritos, pero en los cuales, casi siempre, la acción se pierde; son problemas con los cuales un analista podría trabajar.
No obstante, “Una pareja bien avenida”, le marca un rumbo diferente al libro. Es un cuento original, de estructura ágil, pocas páginas, como el resto, y con un remate que dejará sorprendido al lector.
No dudamos de la belleza de las palabras, lo que sí dudamos, es que sea un libro infantil. Los dibujos son para niños, y no para un público adulto; con lo cual desde el vamos el lector se confundirá. Los niños no llegarán a entenderlo, y probablemente, a los adolescentes no les interese el tema.

Silvia Borodowski


CORREO DE GENTE LECTORA


I

Primero, nos presentamos:
Somos un grupo de amigos, todos estudiantes avanzados de la carrera de Letras de la Universidad de Buenos Aires que, desde el 2011, empezamos a gestar un proyecto con la intención de poner en práctica todo ese conocimiento teórico adquirido en la facultad.
Luego de un largo proceso de investigación –que aún no cesa y acaso nunca lo hará–, logramos realizar, durante todo el año pasado, distintos talleres literarios en varias instituciones (Escuela del Sol, Biblioteca La Nube, Instituto San Pedro Nolasco, Escuela N°13 D.E. 3 “Provincia Santiago del Estero”, Escuela Nº 2 Caseros).
Es por esta razón que les acercamos nuestra propuesta.
La dinámica de los encuentros contempla la lectura y escritura de textos literarios, y una tercera instancia de práctica teatral, para estimular otro contacto, más corporal, con el hecho literario. Nuestro objetivo es acercar a los chicos a un nuevo espacio en el que puedan vincularse con estas prácticas de un modo diferente al que lo hacen a diario en el colegio o en sus casas a través de medios virtuales.
Confiamos en que nuestro gusto y conocimiento por las Letras es la mejor forma de promocionar en los niños la literatura y un buen modo hacer de esta disciplina un motivo de placer y una herramienta crítica para accionar en la sociedad.
Nos encantaría poder difundir los talleres que vamos a realizar este año en la revista.
Un saludo del Equipo de Tercer Espacio:

Julieta Benvegnú
Enzo Diolaiti
Tamara Rinaldi
Eliana Zylbering

Contacto:
(+54911) 15.3772.6875
letras.tercerespacio@gmail.com
www.tercer-espacio.com.ar (en construcción)


EL BUZÓN LOCO


I

Brújula Oeste / Lidia Carreras ... [et al.] ; ilustraciones Lucila Biscioni. -- Buenos Aires : La Bohemia, 2012. -- 80 p. : il. ; 20 cm. -- (Colección Comunidades. Serie Brújula / Valeria Sorín). -- ISBN 987-978-1019-53-3.


Brújula Oeste es una antología cuyo objetivo es recopilar historias, leyendas, mitos de la tradición oral latinoamericana.
En este caso, me refiero al libro de abril 2012.
Están reinterpretadas por cuatro escritores, que trataron de ser fieles al espíritu de los pueblos milenarios: Machado, Montaña, Melo y Carreras.
Se presentan identificadas por el pueblo y el país. Nos traen la esencia de cada uno de los pueblos.
En esta serie podemos leer la tan conocida y angustiante historia de la era de la sequía que soportó el pueblo quichua. Mezcla de leyenda, historia, dioses y seres sobrenaturales. El Amaru cuenta esta historia conmovedora, con un vuelo poético único.
Pueblos del llano de Colombia nos trae la leyenda de Carrao. Carrao se pierde en la oscuridad de la noche, desaparece y su amigo, hermano, sale a buscarlo. Lo sigue buscando, repite su nombre a gritos hasta que algún día llegue a encontrarlo. Se dice que siempre hay alguien que busca a su "compadre" en la oscuridad de la noche.
Todas las historias que fueron de "boca a oreja" conllevan un trasfondo de poesía y un tesoro cultural incalculable.
Lo importante de esta serie es el caudal riquísimo que nos trae de las tradiciones orales de nuestra Latinoamérica. De ellas surge el alma de los pueblos que las contaron, como dice la Introducción "de boca a oreja" a través de los tiempos. Por lo tanto, la Serie Brújula Oeste es un material vasto y atrapante, infaltable en las bibliotecas para adolescentes, jóvenes y adultos de todas las edades. Porque nos ayuda a rescatar nuestras raíces, nuestra idiosincrasia.

Zulma E. Prina

II

Cuentos con historia / Luis Cabrera Delgado ... [et al.] ; ilustraciones Ana María Dolder. -- Montevideo : AULI, 2009. -- 16 p. : il. col. ; 21 cm. -- (Colección Tente en el aire). -- ISBN 978-9974-678-17-0.


Este libro, en su conjunto, no mantiene un hilo conductor o una unidad temática, ya que hay textos con una clara intención didáctica (Peter Pánjaro tiene ideas). Otros, en cambio desbordan fantasía, ingenio y creatividad para deleite de sus lectores (Los niños no tienen cabeza).
La cometa de Mohamed no puede considerarse un cuento "para" niños, aunque su protagonista sea un niño. Como bien decía María Luisa Cresta de Leguizamón, en la LIJ pueden tratarse todos los temas, aunque el problema radica en la forma como se traten y, obviamente, en este relato no hay metáfora ni rescate final. Todo está dicho literalmente a la manera de una crónica y por eso, para el niño, resulta un "golpe bajo".
El lector deberá hacer su propia crítica y quizá allí esté lo positivo: en que sabrá evaluar por sí mismo lo que lee.

Delia Martha Gualco
>

III

DELESSERT, Étienne, 1941-. Yok-Yok : el gato que habla demasiado / texto e ilustraciones Étienne Delessert ; traducción Gabriela Villalba. -- San Isidro : Cántaro, 2012. -- 40 p. : il. col. ; 19 x 19 cm. -- (Colección Rincón de lectura. Serie Yok-Yok). -- ISBN 978-950-753-325-9.


¿Un cuento? Porque no sucede nada... es más bien una descripción de la relación entre un gato y el duende Yok-Yok y de sus amigos y entorno.
No obstante, todo está plasmado en una artística simbiosis de imagen y palabra, muy agradable, pero sin un conflicto que requiera resolverse.

Andrés Rafael Torres

IV

RAMOS, María Cristina. ¿Dónde está? / María Cristina Ramos ; ilustraciones de María Wernicke. -- San Isidro : Macmillan, 2012. -- 40 p.il.; 22 x 30 cm -- (Colección Todos distintos; 7). -- ISBN 978-987-672-093-9


Quebrando mitos
La poesía de la palabra y de la imagen se fusionan en este libro-álbum que, sin temor a equivocarnos, es una obra de arte.
Subyace una ideología que quiebra el mito del lobo feroz con delicado humor y profundo sentido de la realidad.
Tanto la escritora como la ilustradora fortalecen una postura que el libro logra transmitir claramente. Da cuenta cómo el miedo se construye sobre una base errónea, pero que a su vez logra fortalecer un falso poder que homologa viejos mitos, hoy alejados de contextos sociohistóricos.
María Cristina Ramos por un lado, María Wernicke por otro, despiertan nuestra atención a través de los contrastes que sutilmente dibujan los equívocos, tales como: oveja-lobo, transparencia-oscuridad, blanco-negro, río de letras-lobo de tierra, entre otros.
La pregunta clásica ¿dónde está el lobo?, en este libro la escribe una oveja. El primer indicio referido al desarrollo distinto del viejo mito lo encontramos en un detalle: la madriguera del lobo, ¿feroz?, tiene una cortina suave, transparente. Un lobo hambriento, que engaña, no vive en una delicada madriguera.
Registramos la presencia de nuevos personajes, animales que trascienden el mito.
Los cervatillos ocultos que se confunden con las ramas de los árboles miran, temen “al de los colmillos” que sale de su casa como por arte de magia.
Los búhos temerosos escudriñan desde las ramas del pino.
Un conejo asustado pregunta por el lobo. El viejo cuis, apoyado en el pelaje del lobo, le responde que tal vez esté escondido.
Otro indicio: la cola del lobo larga, negra, bella, cubre dos páginas y acaricia la imagen del pichón de urraca y de la comadreja junto a sus comadrijos.
Sobre la esquina del margen derecho de la página siguiente, empieza a asomar el camino más largo, y es el que elige el lobo “un lugar tranquilo”, donde encontramos un nogal y un nido.
A partir de este momento del relato, empezamos a conocer la realidad de la nueva versión del lobo. Transitando el camino más largo, el lobo encuentra un lugar especial para estudiar. Está aprendiendo a escribir, practica una y otra vez, no le sale. Transita con tristeza, se dirige a la escuela. La maestra es una liebre que lo consuela. Sus compañeras ovejas le ayudan y logra vencer la dificultad, escribe bien.
Sale de la escuela con ritmo de fiesta y sus compañeros lo siguen felices.
Regresa a su madriguera y como es la hora de comer, prepara una sopa con “arrocitos finos/que le diera el dueño/del campo vecino”. La prefiere así porque “si es sopa de letras/le ataca la tos/”. Finaliza el relato que une en poesía textos e imágenes, nosotros seguimos reflexionando sobre los valores que transmite este quiebre del mito del lobo feroz.

Paulina C. Uviña


NOTICIAS Y NOVEDADES

I

Alumnos de los Talleres Creativos del Museo Enrique Urcola, galardonados en certamen internacional.
Llegaron galardones internacionales para alumnos del MEU.
Fueron entregados durante el acto de inauguración de la 11ª Exposición de trabajos de los alumnos de sus Talleres Creativos, que se realizó el sábado 9 de febrero a la hora 19:30.
Destacada en el 13º Concurso Internacional de Pintura los "Niños y el Ambiente", que patrocina anualmente Japan Quality Assurance Organization (JQA) y The International Certification Network (IQNet) con el apoyo de UNICEF, en Tokio, Japón, la alumna María Emilia Giangrande. La misma se hizo acreedora a una Mención de Honor.
A recordatorios de participación: Martín Caracotche, Paula Valentini, Sofía Urtasún, Delfina Sueldo, Estrella Bernardi, Julia Castro, Martina Porto, Justina Lódola, Guillermina Peña, M. Paula Giangrande, Yasmín Cobello, Fabricio Fuentes, M. Delfina García Manila, Zoe Agustinelli, Manuela Bergues, Heliana Nicolai, Milagros Estilarte, Agustina Gómez, Melanie Balmaceda, Juliana Ottoboni Lorenzo, Lucía Alonso, Camila Potes, Amparo Andrés, Axel Echeverría, Tomás Álvarez, Micaela Cáceres, Luz Bertero, Mateo Rojas, Julieta Bertero, Celina Galiano, Lara Bortel, Julia Luengo Tellechea, Greta Nedashkovska, Josefina Agostani y María Luz Cáceres.

Directivos del MEU

II

HONRAR HONRA

Como parte de su programación en la FIL 2013 Gente Nueva presentó este viernes 22 de febrero, a la hora 14:00, en la Sociedad Cultural José Martí, sito en Calle 17 y D, El Vedado, las novedades de su Colección Homenaje, con los volúmenes Todos mis cuentos, de Ivette Vian y Seis caras de una infancia, de Luis Cabrera Delgado.
Esta colección presenta recopilaciones de obras de destacados autores cubanos y extranjeros para niños y su objeto es dar al lector una panorámica de la creación y acercamientos críticos o entrevistas sobre la figura homenajeada y en esta nueva edición se enriquece con el diseño de Marla Albo Quintana.
Homenaje surgió en el 2010 con motivo del Centenario de Dora Alonso, cuando se publicó en 5 volúmenes parte de su amplia obra para la infancia y continuó luego con los libros de Nersys Felipe: Aguas que el tiempo teje (narrativa) y Con tanto fa sol la si (poesía).

Enrique Pérez Díaz


Consultar el ndice

Arriba

Principal