EL MANGRULLO


Año 1 Número 2 - Setiembre de 2000
Editora responsable: Raquel M. Barthe
mangrullo@sion.com
www.angelfire.com/stars/rbarthe

Boletín dedicado a la Literatura Infantil y a la Lectura


(Este boletín se publicó por primera vez, bajo el nombre de El Mirador, en Cuba en diciembre de 1997 y ahora se reedita en la lista El Mangrullo).
El Mangrullo en Internet
www.usuarios.sion.com/mangrullo

SUMARIO:

1 - Libros por y para chicos
2 - Reportaje a Carlos Martín Kaimakamián
3 - Talleres infantiles de creación literaria


Libros por y para Chicos

┐Puede considerarse "literatura" la producción infantil? Es difícil la respuesta, ya que es aún más difícil definir qué es la literatura.

Sin embargo, cada vez son más numerosos los concursos literarios y encuentros entre niños escritores. Muchas veces intervine como jurado en certámenes organizados por escuelas, distritos escolares, instituciones privadas y oficiales que alentaban a niños y jóvenes a participar con sus escritos. En algunos casos, con la edición de libros como resultado de estos eventos.

También existen antecedentes de escuelas que editan sus propios libros con la producción literaria de los alumnos.

Creo que el hecho más relevante que puedo recordar, fue cuando me desempeñé como jurado en el Premio Fantasía Infantil 1995. Este premio tenía como objetivo promover la obra de autores argentinos, con libros para niños editados en la Argentina, durante el último año. Participaron más de 90 títulos de autores consagrados y de vanguardia, pero, entre todos ellos, concursó "Las aventuras de Jack", cuyo autor, para mi sorpresa, sólo tenía 11 años cuando lo escribiera.

Entonces me asaltaron algunas dudas porque no es lo mismo juzgar entre pares que en semejante disparidad. Debía olvidarme de la edad del escritor y evaluar la obra desde un enfoque literario. Pero, a esa edad, aún no hubo tiempo para una trayectoria que le permita al escritor disponer de experiencia y afianzar el manejo del lenguaje con calidad literaria. La preocupación por el argumento no permite distracciones en la forma. Y, cuando finalmente se tiene la experiencia que lo convierte en un profesional, ya la infancia quedó atrás. Entonces la escritura es una proyección de la realidad y no una expresión de vivencias actuales.

Otra duda que me he planteado es si a los chicos les gusta leer lo que escriben otros chicos. Esta pregunta está relacionada con las lógicas editoriales, ya que el libro, en su doble aspecto de producto comercial y producto cultural, debe satisfacer las demandas de un mercado consumidor de lectura. Para la edición de un libro es necesario disponer de un capital con la posibilidad de que genere ganancias. ┐Cuántas empresas están dispuestas a arriesgarse con libros escritos por chicos y para chicos? Por supuesto, este planteo tiene una base comercial, pero si fuese un negocio redituable ni siquiera lo estaríamos analizando. Y si el marketing lo rechaza, ┐será porque no hay un público consumidor del producto?

En todo caso, sería interesante tomar algunos ejemplos e investigar qué sucedió con esas ediciones y con sus autores:

ZAIDENBERG, Ezequiel Ernesto, 1983-Las aventuras de Jack / Ezequiel Ernesto Zaidenberg ; ilustraciones Alfredo Mina. -- Buenos Aires : Vinciguerra, 1995. -- 49 p. : il. col. ; 18 cm. -- ISBN 950-843-112-1

RECENSIÓN: Cinco cuentos unitarios con una temática policial, pero que guardan relación entre sí a través de un personaje central, dándole unidad a la obra. La acción prevalece por sobre la reflexión. En los primeros cuatro se ve con claridad el enfrentamiento entre el bien y el mal con el triunfo de la justicia. El último carece de rescate final: triunfa la corrupción y el mensaje es de desesperanza. El lenguaje es lineal, correcto y prolijo, adecuado al género.

LANZELOTTO, Florencia, 1980-Un tiempo para cada palabra / Florencia Lanzelotto. - Buenos Aires : Tu Llave, 1990. - 88 p. ; 20 cm. - (Colección La llave de Florencia).-- ISBN 950-706-010-3

Cuentos por niños : serie de cuentos / Concurso 1990 - Buenos Aires : Tu llave, 1991. - 96 p. ; 20 cm. - (Colección La llave de Floppy).-- ISBN 950-706-027-8

Abejitas lectoras / Niños de 3║ grado "D" Esc. N║ 255 Felipe Boero. - Juan José Castelli : La escuela, 1994. - 58 p. : il. : 21 cm.

Abejitas lectoras II / Niños de 4║ grado Esc. N║ 255 Felipe Boero. - Juan José Castelli : La escuela, 1995. - 60 p. : il. : 21 cm.

Crecer con cuentos : primer concurso literario / Escuela no. 10 D.E. 7 ; Biblioteca Escolar Jorge Luis Borges. - Buenos Aires : La escuela, 1997.

TONELLI, María Victoria, 1983-Para leer descalzos / María Victoria Tonelli, Carlos Martín Kaimakamián, Florencia Lanzelotto. -- Buenos Aires : Tu Llave, 1992. - 103 p. ; 20 cm. - (Colección La llave de Flopy).-- ISBN 950-706-029-4


REPORTAJE A CARLOS MARTÍN KAIMAKAMIÁN

Mención en el concurso Tu Llave 1990 por el cuento La maldición del viejo Nocabol y co-autor del libro Para leer descalzos.

El Mangrullo: ┐Cuántos años tenés y a qué te dedicás?

Carlos Martín Kaimakamián: Tengo 23 años y estoy terminando la carrera de Licenciatura en Dirección Cinematográfica.

M.: En 1990 ganaste un concurso literario y tu cuento salió publicado en una antología titulada Cuentos por niños y en 1992, a los 14 años, publicaste tu primer libro, compartido con otras dos escritoras de 11 y 13 años, Para leer descalzos. Desde entonces, ┐publicaste algo más?

C.M.K: Lamentablemente, desde aquel entonces, no se me presentó la oportunidad de poder publicar algo más. Es una lástima.

M.: ┐Continuás escribiendo?

C.M.K: Sí. Inmediatamente después de la publicación de Para leer descalzos, en 1992, hubo un período de tiempo bastante largo durante el cual había perdido el entusiasmo por escribir cualquier cosa; pero a partir de 1995, determinados hechos y las ganas de volver a "contar" historias, volvió con mucha fuerza y desde entonces llevo escritas tres novelas (Los enigmas de Ivo Geerlastick; Al límite y Viaje de egresados) y un cuento (Amor imposible). Ahora es muy frecuente que las ideas se acerquen a la estructura de guión cinematográfico.

M.: ┐Se vendieron bien aquellos libros?

C.M.K: La verdad es que no podría precisar si aquellos libros se vendieron bien. En aquel entonces yo apenas tenía 14 años y la cuestión de ventas y distribución no era tenida en cuenta por mí. A la distancia puedo decir que en la realidad no fue un gran negocio editorial; pocos fueron los ejemplares que pudieron venderse. Lo que sí hubo fue distribución. Al menos en mi caso me ocupé de que Para leer descalzos se desparramase por todos lados.
Lamentablemente, no encontramos la supuesta ayuda de la gente que conocía bien el tema de las ventas y que nos iba a dar una mano al respecto.

M.: ┐Qué respuesta hubo entre los chicos?

C.M.K: Hicimos un par de conferencias en escuelas primarias. Calculo que, por lo que me acuerdo de aquel entonces, los chicos tuvieron una muy buena respuesta con el libro. Para ellos era bastante particular que un libro pudiera ser hecho por escritores de tan corta edad. En cuanto al material que éste contiene, hubo una buena recepción por parte de ellos. Gustó mucho.

M.: ┐Quiénes fueron los más entusiastas, los chicos o los adultos?

C.M.K: Pienso que el entusiasmo fue bastante compartido por lo anteriormente mencionado, pero en cierto modo los adultos se reflejaron y se mostraron muy entusiastas con dicha experiencia. A pesar de todo lo que se pueda decir al respecto, aquello no dejaba de ser un emprendimiento muy singular: chicos escritores....

M.: ┐Cómo ves aquella experiencia desde tus 23 años?

C.M.K: A la distancia creo que fue una buena experiencia. No sé, tal vez hubo demasiadas expectativas, se soñó mucho, se dijo mucho... Hubo un mal manejo de todo. La editorial se iba a hacer cargo de muchas cuestiones (sobre todo, de las relaciones de venta y difusión) y, hasta el día de hoy, no tuve noticias al respecto. Fue todo muy rápido. En 1992 habíamos sido presentados como los representantes de la nueva generación de escritores de la Argentina y cinco meses después no teníamos la menor idea de dónde estaba la editorial Tu llave. Creo que aquellas cuestiones hubiesen llegado a buen puerto si se las hubiera manejado del modo correcto, y la historia de hoy sería completamente diferente.

En lo personal, fue una experiencia que me sirvió para replantearme algunas cosas. Una de las más importantes, durante los tres años posteriores en los que no escribí nada, fue lograr una absoluta sinceridad conmigo mismo y encontrar el porqué yo escribía. ┐Lo hacía en función de lo que a los posibles lectores les agradara leer o para expresar lo que sentía? A partir de ahí cambié el modo de enfrentar el "lápiz y papel". Encontré mi propio estilo y me di cuenta de que todo el carnaval que se generó alrededor mío en 1992, fue por maniobras de ciertas personas que buscaban la posibilidad de difundir otra cosa (o a otra persona, que para el caso es lo mismo). A pesar de todo, fue algo positivo. A los 14 años aquello era como tener el pie puesto en la fama y la popularidad. Al menos eso nos hicieron creer: chicos escritores....

M.: ┐Mantenés alguna relación con tus co-autoras?

C.M.K: Entablé una buena amistad con una de ellas: María Victoria Tonelli. Empezamos a vernos mucho más seguido a partir de 1996. En cuanto al paradero de Florencia Lanzelotto, no volvimos a tener noticias suyas desde la presentación del libro. Ni siquiera nos acompañó a las conferencias que dimos en los colegios.

M.: ┐Considerás que se puede hablar de "literatura" al referirse a la producción infantil?

C.M.K: Creo que sí, hay una "literatura" referida a la producción infantil. Para mí responde, por una parte, a una cuestión de estilo de cada escritor que a una subespecie literaria. Se puede tener facilidad o cierta afección por determinada forma de expresarse teniendo en cuenta el target de los posibles lectores. En realidad, para ser sincero, no tengo una idea definida al respecto, por lo que no quiero divagar diciendo pavadas alrededor del tema. Pero sí, de alguna forma, creo que hay una literatura infantil.

M.: ┐Qué más podrías agregar?

C.M.K: No sé...


Talleres infantiles de creación literaria

Desde otro enfoque, también es importante averiguar qué opinan los expertos en la tarea de potenciar la capacidad de creación literaria infantil y le preguntamos qué nos puede decir al respecto.

Lila Weinschelbaum, autora de un libro sobre el tema, nos contesta:

En cuanto al planteo de libros por y/o para chicos, la polémica sobre el tema de los cuentos escritos por niños tomados como "literatura infantil" es eterna. Salvo casos realmente excepcionales de chicos precozmente desarrollados en cuanto al discurso y al abordaje de distintos temas, creo que la verdadera literatura -y esto es algo de lo que hemos hablado muchas veces-, no tiene edad tanto para quien la escribe como para quien la lee. Suelen presentarse, sobre todo en poesía, pequeñas perlitas por sus hallazgos metafóricos o en algunos relatos breves que exhiben una notable agudeza en las observaciones, por la espontaneidad y frescura, por el sentido del humor y por los planteos lineales. Pero son los menos.

Es difícil la publicación de un libro parejo con cuentos escritos por niños.

WEINSCHELBAUM, Lila L. Talleres infantiles de creación literaria. -- Bogotá : Cerlalc; Aique, 1994.

Con este artículo, el tema no queda resuelto, sino sólo planteado.

Esperamos que incite a los lectores a acercarnos sus puntos de vista, críticas, sugerencias o experiencias que nos abran nuevos caminos.

El debate queda abierto... Y continuaremos con los reportajes a los chicos escritores y a los que alguna vez lo fueron.

Y, en el próximo número de El Mangrullo, también una niña lectora y promotora de la lectura: Ana Laura Gallardo, presidenta del Club del Libro Infantil

Raquel M. Barthe

Consultar el Indice

Arriba

Principal